Gestión y Tratamiento de Residuos

La industrialización y la urbanización de los últimos años han convertido a China en el mayor productor de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) en el mundo y la cantidad generada no deja de incrementarse. Paralelamente, la consolidación del tejido industrial ha conllevado la generación de cada vez más Residuos Sólidos Industriales (RSI) y residuos peligrosos. Sin embargo, el volumen de residuos que no son tratados es aun elevado. Estos residuos se vierten de forma no segura o bien en puntos asignados por las autoridades locales de forma legal o bien de forma ilegal. El sistema de recogida de residuos residenciales está protagonizado por pequeños negocios e incluso por individuos que trabajan de forma independiente. Este improvisado sistema llena actualmente el vacio entre ciudadanos y grandes empresas recolectoras. En las grandes ciudades, especialmente en las nuevas urbanizaciones,  empiezan a aparecer pequeños sistemas de recogida estables que pagan a la propiedad por sus residuos y que reemplazan la recogida informal. Sin embargo, hoy por hoy conviven ambos sistemas de recogida en la gran mayoría de las ciudades. Los residuos previamente seleccionados se dirigen hacia centros de reciclaje donde cada material sigue su propio proceso o, en el caso de materiales no reciclables, hacia plantas de incineración o vertederos. En paralelo, los residuos peligrosos son recogidos y gestionados por empresas autorizadas y siempre bajo la supervisión del gobierno. Los vertederos representan el principal destino de los RSU debido a la poca inversión que éstos suponen. En las ciudades pequeñas y medianas, donde el espacio no supone una limitación importante, los vertederos han sido la solución más común para tratar los residuos. Sin embargo, el incremento de la población urbana y el impacto ambiental de los vertederos convencionales están suscitando el apoyo a otro tipo de alternativas. El compostaje ha ido perdiendo peso dentro de las opciones de procesamiento de los residuos urbanos. Contrariamente, la incineración ha ido ganando protagonismo durante la última década y las previsiones indican que esta tendencia se mantendrá en el futuro.