Bioenergía

Dentro de la amplia industria de la bioenergía, hay sectores como el del biogás, que presentan un mercado maduro y competitivo con capacidad para aplicar su tecnología a gran escala. Contrariamente, sectores como el de la generación eléctrica mediante biomasa, el de combustible a base de pellets, o de los biocombustibles a base de cultivos energéticos,  que aun requieren soporte de las autoridades mediante subsidios y otros incentivos. Por último, hay otros sectores que están en fase de investigación y demostración, pendientes de ser desarrollados a nivel comercial, como el del bioetanol a base de celulosa o el biodiesel a partir de plantas oleaginosas.

China se ha convertido en el tercer mayor productor de bioetanol a nivel mundial, por detrás de Estados Unidos y Brasil, y con una producción basada principalmente en cereales (actualmente no se aprueban nuevos proyectos a partir de cereales) y en cultivos energéticos (casava y sorgo dulce). En el caso del biodiesel, su uso es aún discreto en China. El biodiesel producido se vende en gran medida a escala local y reducida y se produce mayoritariamente a partir de grasas y aceites usados. Por su parte, el biogás se ha aprovechado históricamente desde los años 70 principalmente mediante pequeñas instalaciones domésticas en las regiones rurales. Consecuentemente se dispone de una dilatada experiencia en el sector que ahora se esta redireccionando hacia las instalaciones de media y gran escala. Por último, actualmente la biomasa se utiliza mayoritariamente en tecnologías de combustión directa para la obtención de electricidad.